Matías Suárez, un nuevo ejemplo


Compartir...



  

 

El 9 de mayo de 1988 nació en el barrio de San Vicente, en Córdoba Capital, un futbolista con todas las letras. Hoy en día, un joven de 28 años llamado Matías Suárez que cumplió otro sueño suyo en el fútbol. Y que quizás, sin entenderlo él, cumplió el sueño de muchos apasionados al fútbol.

 

Vivimos en una realidad contemporánea en la que el deporte más lindo del mundo se ensucia cada vez más a causa del dinero, sin embargo, Matías Suárez vuelve a demostrar que en el fútbol, la plata no es lo importante. Lo importante en el fútbol... es la pasión.

 

Argentina es un país en el que tenemos corrupción, violencia, drogas, cíclos económicos inestables, y así podríamos continuar... Pero para gracia de nosotros, Argentina tiene muchísimas cosas gloriosas... la tierra, los paisajes, las amistades, la calidez de la gente, las mujeres hermosas, la gastronomía, la fiesta, y algo muy importante reconocido a nivel mundial: La pasión por el fútbol.

 

Año tras año vemos que nuevas joyas del fútbol argentino surgen, se destacan un par de años en nuestra Primera División, y luego emigran para salir campeones por todo el mundo en las mejores ligas del planeta. Hay múltiples ejemplos, pero centrándonos en el protagonista de esta nota, hablamos de un joven que en el 2005 debutó en el primer equipo de Belgrano y tras 55 partidos - 13 goles en el Pirata, fue comprado por el grande de Bélgica. El Anderlecht. Club con el que ganó 8 títulos, jugó 224 partidos, y fue elegido Mejor Jugador del Torneo, y del equipo.

 

Estando en su mejor momento en Europa, Matías Suárez decidió tomar una decisión. Volver al club de sus amores. El equipo en el que hizo las inferiores y del cual fue, es y será hincha... el Club Atlético Belgrano. Pero no sería nada fácil. Desde hace más de cinco meses, "el Oreja" la venía remando para volver a Córdoba. Cuando todo parecía encaminado, aparecían ofertas de otros clubes de Europa, o simplemente, que el Anderlecht no quería dejar marchar a su mejor jugador. Ya les había pasado con Lukaku.

 

Pero el fútbol es maravilloso. De vez en cuando un argentino nos demuestra nuevamente que la pasión por el deporte y su club es lo más importante, lo que realmente vale. Ya lo vimos con Carlos Tévez en Boca, Diego Milito en Racing, Maxi Rodríguez en Newell´s, Trezeguet en River 2012, Riquelme en Boca 2007 o Verón en Estudiantes en 2006. Jugadores que estando en un gran momento en Europa, deciden resignar dinero para volver.

 

Matías Suárez un nuevo ejemplo. El artista de Alberdi firmó por tres años, y está de vuelta en Belgrano, un club que venía triste por el traspaso de su estrella, Lucas Zelarayán a Tigres de México. Pero hoy en día, los hinchas Piratas ya tienen la ilusión recargada... Suárez avisó: "Quería volver estando bien, y vuelvo en mi mejor momento. Llevar la 10 es un orgullo. Vengo a ganar algo con Belgrano" manifestó Matías en su presentación con los Celestes. 

 

Escrito por Guenter Schramm.

Dios vive.



La Voz del Interior
La Voz del Interior

La Voz del Interior
La Voz del Interior

Anderlecht.com
Anderlecht.com



Compartir...











Escribir comentario

Comentarios: 0