Final europea cambiando una ciudad


Compartir...



Sportags.com
Sportags.com

 

Albergar una final europea te cambia toda la ciudad. Y sino que se lo pregunten a Basilea. Ciudad ubicada en Suiza con cerca de 180,000 habitantes y de 22.75 KM. cuadrados. Basilea es una ciudad tranquila, en la que se puede disfrutar de la armonía suiza que todos conocemos o de la cual hemos escuchado hablar. Sin embargo, el 17 y 18 de mayo no fue así.

 

No es que en esos días haya ocurrido un desastre natural o algo por el estilo. Nada que ver. Todo lo contrario para bien. Basilea fue elegida para albergar la final de la gran Europa League. Competición que anteriormente se llamaba UEFA Cup, y que cada año va creciendo y tomando más protagonismo a nivel mundial. Este año llegaron dos enormes equipos a la gran final. Por un lado el Liverpool, mítico equipo inglés que ha marcado historia ya en el fútbol europeo. Y por otro lado un club el cual puede llegarse a convertir el dueño y señor de dicha copa... el Sevilla.

 

Desde hace 9 años, el Liverpool no ha llegado a una final de competición europea. Es por eso, que en estos días Basilea se ha teñido de rojo. Alrededor de 30,000 aficionados ingleses se han acercado a la ciudad de Suiza. Sin embargo muchos no tienen ni siquiera una entrada. No importa. Se van a la FanZone a cantar y a beber cerveza. Ellos así son felices y nos hacen felices a todos los que podemos presenciar tal espectáculo. El de la hinchada. Porque el fútbol sin hinchas, no vale la pena.

 

Por parte del Sevilla ocurre lo mismo. No vienen tantos aficionados españoles a Basilea como los ingleses pero se hacen notar. Con sus bufandas, banderas y camisetas, y su canto al grito de "Viva mi Sevilla!!", caminan y disfrutan del ambiente por la calles de esta hermosa ciudad. Destacar también que el equipo de Nervión juega esta final con un jugador más... Antonio Puerta, leyenda del club que siempre está presente con el conjunto del sur de España.

 


Sportags.com
Sportags.com

Sportags.com
Sportags.com

Así es como una final de competición europea te cambia la ciudad. No sólo por las miles de personas que se acercan a la ciudad en cuestión. Sino porque se respira en el ambiente esa alegría, ese nerviosismo de los hinchas de cara a tal importante partido. Vas caminando por la calle y ves, escuchás y respirás fútbol. Todos con camisetas o banderas de los equipos. Todos animándose a tirar un pronóstico del encuentro. De quien saldrá campeón. Como será, que viniendo para el estadio al lado mío había dos ancianos que se veía que ni idea de fútbol pero que cuando les pregunté como llegar al estadio lo sabían perfectamente y sabían que equipos jugaban.

 

Además del folclore que conlleva una final. Albergar una es sin dudas un gran negocio. Los hoteles y hostels están repletos. Los bares y confiterías también. Todos consumimos algo. Ya sea cerveza, chocolate suizo o un Curry Wurst im brot (Salchicha en pan, parecido a un choripan). Sin dudas es hermoso albergar una final.

 

Además, la ciudad se llena de periodistas. Camarógrafos, escritores, directores, o relatores, todos caminando en los alrededores del estadio con sus credenciales y super concentrados para obtener y brindar una buena información. Las ruedas de prensa, los entrenamientos libres y el Media Center, repleto. Todos trabajando con un mismo objetivo... intentar compartir el folclore que se vive en una gran final de competición europea.

 

Escrito por Guenter Schramm.

Sportags.com
Sportags.com
Sportags.com
Sportags.com
Sportags.com
Sportags.com
Sportags.com
Sportags.com

UEFA.com
UEFA.com

Compartir...












Escribir comentario

Comentarios: 0